8 curiosidades que quizás desconocías del Park Güell

on 28 agosto, 2015

ParkGuell_entrada

Si estos días no estás de vacaciones o lo estás pero te has quedado en Barcelona, no sufras, querido lector: miles de turistas de alrededor del mundo matarían por estar en tu lugar. Uno de los motivos es la visita al Park Güell, una de las principales obras de Gaudí en la ciudad. A continuación compartimos algunas anécdotas para animarte a visitarlo y con las que podrás quedarte con tu cuñado las próximas Navidades.

ParkGuell_exterior

1. ¿Por se llama Park, en inglés? La verdad es que no se sabe, esperamos no haberte generado grandes expectativas en la introducción. Hay quien dice que el propietario, Eusebi Güell, quería recrear los parques residenciales británicos. Otra versión apuesta por que la administración no permitió que se llamara parc, en catalán, y Gaudí optó por la versión en inglés, Park, para evitar la castellana, parque. Elige la opción que más te guste.

2. Fue un fracaso inmobiliario. El parque tenía que ser una urbanización con 60 casas, pero la falta de transportepúblico y el precio de las casas la hicieron inviable. Además, se prohibía por contrato construir restaurantes o comercios, lo que tampoco ayudó. A falta de compradores, las obras se abandonaron cuando solo se habían construido tres de las casas previstas. Y lo que tenía que ser una urbanización se convirtió en un gran jardín abierto a la ciudad.

ParkGuell_casa

3. Gaudí vivió en la casa piloto. Gaudí se instaló en una de esas tres casas, en la que vivió casi 20 años, desde 1906 hasta 1925, cuando se mudó a vivir a la Sagrada Familia, pocos meses antes de su muerte. En concreto, vivía en la casa piloto de la urbanización, junto a su padre y su sobrina. Hoy la casa es el Museo Gaudí.

4. El llamado dragón… ¿qué es exactamente? Sentimos, una vez más, no despejar tus dudas. Se desconoce que animal es porque no tiene cola. Los estudiosos de Gaudí sugieren que el banco en forma de serpiente que rodea toda la plaza podría representar la cola de este, ahora sí, dragón.

ParkGuell_dragon

5. La sala de las columnas tenía que ser un mercado. La llamada Sala Hipóstila, compuesta por 84 columnas, estaba pensada para ser el mercado de la urbanización. La parte más baja de las columnas es de cerámica para que facilitara las tareas de limpieza propias del mercado. Bonus track: cada columna de la sala tiene una inclinación distinta.

6. Los habitantes podían ir al teatro sin salir de casa. La plaza de arena que se encuentra encima de la Sala Hipóstila, entonces llamada el Teatro Griego, estaba pensada para ser un teatro, que los futuros propietarios podrían ver desde sus terrazas. Por normativa, las construcciones no podían obstaculizar la vista ni hacer sombra a los demás vecinos.

ParkGuell_techo_Hipostila

7. Los bancos son ergonómicos, pero literalmente. Esto que ahora está tan de moda en el mobiliario de oficina, Gaudí ya lo había inventado hace un siglo. El banco fue diseñado para tener la forma del cuerpo humano y se dice que Gaudí lo moldeó pidiendo a un obrero que se sentara en él.

8. Debajo del parque hay una enorme cisterna. Según la proyección del parque, por la plaza se filtraría el agua de la lluvia, que pasaría por el interior de las columnas de la Sala Hipóstila y se recogería en una gran cisterna subterránea. La fuente por dónde saldría este agua es…la boca del dragón.

 

Si te apetece visitar el parque, la entrada para los turistas cuesta 8€ y los barceloneses pueden acceder gratuitamente, pero por diferentes vías según el barrio en el que residan. Los habitantes de los barrios colindantes pueden solicitar una tarjeta al Ajuntament que les da acceso libre al parque. Los habitantes de los demás barrios deberán registrarse en Gaudir+  (con 7 días de antelación) para tener una entrada gratuita al día, con un límite de entradas por hora. Parece complicado pero ¡vale la pena!

ParkGuell_detalle

Las imágenes son de la página web oficial del Park Güell, podéis ver más en su Galeria Multimedia.



Post a new comment