Lisboa en el paladar: 5 sabores de Portugal

on 3 mayo, 2015

Los viajes también se saborean y Lisboa no es lugar para hacer excepciones. Aquí van cinco sabrosas propuestas para degustar la comida tradicional de la capital portuguesa:

1. Bacalhau à Brás. El bacalao es el pescado más importante de la cocina lusa. Se entiende que un país con tantos kilómetros de costa tenga una gastronomía muy arraigada al mar. El Bacalhau à Brás es un plato tradicional para los portugueses, fácil de encontrar en el menú de cualquier restaurante. El pescado desalado se acompaña de huevos revueltos y patatas condimentado con perejil y olivas. Salado y contundente.

Bacalhau à Brás, uno de los platos más populares de Portugal

Bacalhau à Brás, uno de los platos más populares de Portugal

2. Pastéis de Belém. Los auténticos pastelitos de Belén o pasteles de nata me robaron el corazón. A veces producto coge tal fama que cuando lo pruebas, tus expectativas se ven frustradas. Esto no me pasó con este postre portugués conocido en todo el mundo. Al contrario, su sabor me sorprendió y aún salivo al recordarlo. Por eso le dedico unas líneas más que a los demás.

lisboa-findeout-magda-cebrian (3)

El más delicioso y cremoso postre lisboeta, hecho con huevos, leche y azúcar.

Encontraréis pastelitos de Belén en casi todas las pastelerías de Lisboa pero no vale cualquiera. Para vivir la experiencia de saborear los auténticos Pastéis de Belém tenéis que ir a su meca, la pastelería original, situada en el barrio de Belém, justo al lado del Monasterio de los Jerónimos. Os será fácil de encontrar porque suele haber cola al entrar. Pero creedme, vale la pena hacerla.

Como con muchos platos famosos, corre el rumor que su receta auténtica es secreta como la de la Coca Cola. La verdad es que aparentemente es un postre sencillo, hecho de huevos y azúcar, con canela rodeada por hojaldre. Sea como sea, la combinación final es perfecta para mi gusto. Y si además te lo sirven recién hecho y calentito, estás perdido.

3. Porco à Alentejana. Este segundo plato es originario como dice su nombre de la región portugués de Alentejo, al sur de Lisboa. Es un plato de cerdo sabrosísimo y aromático acompañado de patatas. Aquí no os puedo recomendar un restaurante en concreto pero nosotros tuvimos suerte y encontramos un sitio que cumplió nuestras expectativas.

En primer plano, porco a l'Alentejana

En primer plano, porco a l’Alentejana. Un plato de cerdo sabroso y aromático.

4. Bebidas. Además de los vinos portugueses, que gozan de buen nombre, a muchos les alegrará saber que en Portugal también se bebe sangría fresca en verano. Además, podéis probar el licor típico de Lisboa, el aguardiente dulce Ginjinha, hecho a base cerezas. Finalmente también podéis aprovechar para catar el licor de Amendôa amarga, que además de una bebida alcohólica es un  fado cantado por Amália Rodrígues, la más querida y recordada de las fadistas portuguesas, que tiene su casa natal en el barrio Alto de Lisboa.

Aunque hablemos de comida, no podíamos dejar el cantar portugés fuera de este post. Y aún más cuando una de las mejores maneras de degustar los sabores de Lisboa es acompañándolos de estos cantos tan sentidos que transportan al comensal a lugares llenos de melancolía. Uno de los barrios favoritos para hacerlo es el de Alfama, con sus callejuelas blancas que serpentean la colina

Al volver

Si como yo, al volver de Lisboa guardáis con cierta nostalgia el sabor de alguno de estos manjares como el  sabor de los Pastéis de Belém recién hechos y calentitos, en Barcelona por ejemplo hay un par de lugares donde intentar refrescar la memoria al paladar:  La cafeteria y pastelería Nata Lisboa y A Casa Portuguesa.

Obrigada!



Post a new comment