¿Cuál es la mejor playa de Menorca? Depende de lo que quieras andar

on 10 mayo, 2015

Nos empeñamos en imaginar lejos el paraíso, y lo tenemos a media hora en avión. Se llama Menorca, la más al norte de las Islas Baleares, y menos masificada que sus vecinas Mallorca (por alemanes) e Ibiza (por fiesteros). No es fácil hacer una selección de sus mejores playas y calas, pero normalmente uno de los elementos que se tiene en cuenta para decidir es cuánto se tarda en llegar. Básicamente, a más tiempo, menos gente. A continuación, te ofrecemos una lista para elegir playa según el tiempo que uno esté dispuesto a andar.

1 minuto: Cala Morell (norte)

Cerca de Ciutadella, se puede llegar hasta esta cala con el coche, aunque el parking es inexistente: hay que aparcar como se pueda al margen de la carretera. Al final hay una rotonda para dar la vuelta con el coche y de allí salen unos escalones que bajan hasta la playa. Pequeña, rojiza, con el agua transparente y de mar siempre tranquila: obligatorio llevar gafas de buceo. Además de la arena, hay unas plataformas de piedra donde tomar el sol y saltar al agua a modo de trampolín.

Findeout_Menorca_CalaMorell

Cala Morell: la mejor opción para los que no quieren andar ni un minuto.

 

5 minutos: Platja de Cavalleria (norte)

Cerca de Fornells, acceso fácil y parking gratuito a unos 500 metros de la playa. El camino es rocoso pero se puede hacer sin dificultades. Al llegar, encontramos una playa larga, en forma de concha, con poca arena. Se recomienda por la tarde ver la puesta de sol desde el Far de Cavalleria, no se puede visitar por dentro pero el entorno y sus acantilados son espectaculares (no aptos para los que sufren de vértigo).

10 minutos: Algaiarens / La Vall (norte)

Cercanas a Ciutadella, a este conjunto de playas se puede llegar andando por un camino fácil desde un parking de pago. La primera entrada a la playa que nos encontramos nos lleva a la zona más familiar, por eso si se busca tranquilidad es recomendable andar un poco más y acceder por la siguiente entrada. Si durante el día queremos movernos y estamos dispuestos a andar 10 minutos más, hay un camino muy bonito que lleva hasta la tranquila Platja del Bot.

Findeout_Menorca_LaVall

La Vall es una playa muy familiar de acceso apto para todos los públicos.

 

15 minutos: Macarella (sur)

El pack Son Saura, Turqueta y Macarella forman el triunvirato de la isla, las típicas de postal, y por eso en agosto son de las de pedir permiso para poner la toalla. En la carretera de acceso hay un semáforo, antes de coger el desvío, que indica cómo de llenas están según el espacio que queda en el parking. Su utilidad es relativa porque siempre están en rojo.

Pero uno no puede irse de Menorca sin haber pisado una de estas, de agua cálida y cristalina. Nuestra recomendación aceptando sus masificaciones es Macarella, que incluso tiene un chiringuito muy completo. A la derecha de la playa se puede coger el camino para llegar en cinco minutos a Macaralleta, algo más alternativa dentro de lo que cabe, y protagonista de uno de los anuncios de Estrella Damm. Cuidado porque por su orientación, el sol se va pronto. A quién madruga…

Findeout_Menorca_Macarella

Macarella vista desde el camino que lleva hasta Macarelleta.

 

20 minutos: Cala Presili y Cala Tortuga (norte)

Probablemente las mejores playas cerca de Mahón. Como el tiempo de caminata empieza a alargarse, no suele haber mucha gente y son grandes, así que hay espacio suficiente para todos. Se aparca el coche a unos 300 metros antes de llegar al Far de Favàritx y se coge el Camí de Cavalls (Camino de Caballos) que pasa por las típicas barreras de ullastre (madera).

Aproximadamente a 1 km se encuentra Cala Presili, y a 2 km, Cala Tortuga. Son poco profundas, hay que andar mar adentro para que cubra el agua, así que si no eres precisamente Michael Phelps este es tu sitio. El entorno es espectacular, ya que forma parte de la zona natural protegida Albufera des Grau. Muy frecuentadas por nudistas.

Findeout_Menorca_CalaPresili

Aunque la playa es de arena fina, los laterales de Cala Presili son más bien rocosos. Al fondo, el Far de Favàritx.

 

25 minutos: Pregonda (norte)

Visita obligatoria. Con el coche, dirección Fornells, se llega hasta la playa Binimel·là y luego hay que bordear la costa y pasar por sendas de piedra hasta llegar a Pregonda. Es la favorita de muchos menorquines y de ella destacan los islotes que la rodean, hasta los que se puede llegar nadando. Aguas cristalinas pero en ocasiones algo removidas. Anécdota: su imagen fue portada de un álbum de Mike Oldfield, Incantations (1978).

30 minutos: Cala Pilar (norte)

Media hora desde el parking, o eso es lo que dicen los menorquines, pero la recompensa merece la pena. Se hacen largos porque hay que andar por un encinar con bastante desnivel, y un buen rato a pleno sol. Al llegar, directos al agua, absolutamente transparente: es la zona de mayor protección de la reserva marina de Menorca. Entorno salvaje y playa de arena rojiza, lugar por excelencia para embadurnarse de arcilla como tratamiento exfoliante natural.

Findeout_Menorca_CalaPilar

A mitad del camino que lleva hasta Cala Pilar empieza a verse la playa para que no desfallezcan los ánimos.

 

45 minutos: Trebalúger (sur)

Playa cerca de Es Migjorn y de muy difícil acceso, lo que la convierte en una de las más apreciadas por su tranquilidad. Para llegar, hay varias opciones, nuestra recomendación es aparcar en Cala Mitjana, que bien merece una visita, y luego coger a la derecha de la playa el camino hasta Trebalúger. Camino costero con vistas espectaculares pero sin sombra. Como curiosidad, al llegar hay que cruzar un río que desemboca en la playa. Postal idílica pero con dos contras para los bañistas: a menudo hay algas y ofrece unas condiciones óptimas para las embarcaciones. Asco de vida.

1 hora: Cala Escorxada (sur)

Cerca de Trebalúger pero más difícil todavía. Es una de las excursiones a pie más largas de Menorca para llegar a una playa, se puede hacer en bici pero el tramo final se complica. De entrada muy peculiar, en forma de u, está flanqueada por acantilados y espesos bosques. Sus aguas de color turquesa tienen unos niveles de pureza excepcionales. Perfecta para los amantes del submarinismo (y de los largos paseos).

¿De dónde sopla el viento?

Además del tiempo que tardamos en llegar a la playa, un elemento imprescindible para decidirnos es ver de dónde sopla el viento, para evitar que las medusas nos estropeen la excursión. Hay que escoger siempre playas donde el viento vaya de tierra hacia el mar, alejando las medusas. El sistema es fácil: si sopla viento del norte, ir al sur, y viceversa.

En caso de que nos sorprendan y nos piquen, el mejor remedio es la pomada menorquina: chupitos de ginebra y limonada presentados como granizado.



Post a new comment